Yo y el mundo de los pobres.

1.- EN LA FAMILIA:
Soy de clase media, pero de la bajita, con dificultades económicas para vestir, pagar el colegio o hacer viajes. Familia Vasca de una religiosidad profunda. Hay rezo al levantarse u acostarse y antes de todas las comidas. Rosario diario en familia. Papá y mamá van a misa y comulgan todos los días. Están comprometidos en organizarse parroquiales. Concretamente recuerdo que eran miembros de las Conferencias de San Vicent Paul. Los miembros recogían plata y alimentos. Se les asignaban unas familias pobres a quienes visitar y llevarles la ayuda de las conferencias. Mamá visitaba los sábados en la tarde y papá los domingos en la mañana En el almuerzo de los domingos la conversación era sobre las visitas a los pobres. Los hermanos nos sumábamos a las preocupaciones de nuestros padres. “Amá! Ya han conseguido la silla de ruedas para la Sr. Luisa? “Aitá! Como está Antxon despues de la operación del ojo?”era un niño de 7 años a quien le habían conseguido una operación especial. Nuestros padres, espontáneamente, sin proponérselo, nos educaron para la compasión hacia los pobres. Hoy siento que de alguna manera esa compasión me ha marcado parata toda la vida.

2.- MI ENCUENTRO CON LOS PADRES EN LA COMPAÑÍA, EN ESPAÑA:

En el Noviciado en Loyola y en el Juniorado en Orduña no teníamos casi oportunidades de actividades apostólicas fuera de la casa, algo de catecismo a niños de 8 a 10 años, todos de origen popular. El ambiente de Orduña lo da el dicho de un escritor. “Orduña, Ciudad Bravía 50 tabernas y ni una librería”. El magisterio lo inicie en Tudela. Un internado de muchachos de clase media, quizás un 30% de clase media alta. En Tudela viví experiencias de cercanía a los pobres. El padre Lasa visitaba muchas familias pobres de esas que decimos hay una pobreza crítica, se hacía acompañar según las oportunidades de alumnos y también de maestrillos y de parte de la comunidad SI. A unos 500 metros del colegio al otro lado de una cañada, surgió un barrio de invasión, unas 80 viviendas hechas con tala. Lasa se metió a visitar el barrio, y empezó el saqueo al colegio. Unas balas, una jarra, 2 sillas, una mesa con una pata rota. Todo empezó lo que veía que no se usaba mucho se lo llevaba. Algunos de la comunidad protestaban, pero los rectores le apoyaban. Ya concluido el magisterio fui a Oña a estudias la teología. Filosofía y Teología en Oña ambiente totalmente rural. Pueblo de Cabreros, con dos industrias, un aserradero y una resinera. Rodeaba a bosques de pinos se explotaba la resina y la madera. Terminada la tercera aprobación regrese a Tudela, conocí la carrera de Química fui Profesor e inspector de los mayores. Esos años fuimos uña y mugre: Lasa, Korta, Mariezcurrena y yo. Otra faceta de Lasa era la solidaridad con obreros. Motivaba a los alumnos mayores para que la tarde del jueves, tarde de vacación, fueran a trabajar de obreros a una fábrica. Todos los jueves durante varios meses 15 a 20 muchachos salían a trabajar de 3 a 7pm. Había dueños de pequeñas fábricas que apoyaban a Lasa dando trabajo a los muchachos. De maestrillos intentamos en vacaciones.de verano el magistrado y los años de sacerdote hasta que vine a Venezuela.

3.- EN VENEZUELA: 
En agosto de 1960 llegué a Venezuela. Destino: prefecto del internado de Mérida.

Estoy un año ambientándome en Venezuela. Al año siguiente me destinan a la parroquia Jesús obrero. Tenía esa escuela parroquial bien desarrollada. Dos años más tarde por desavenencias con el Párroco-Director me sacaron y me mandaron a la residencia de Maracaibo. Acacio llegó unos 7 meses antes que yo. El tenía el culto y servicio de una parroquia. Yo le ayudaba. Acacio promovió la creación de una cooperativa de Ahorro y Crédito una de tantas que fundó el Padre Echeverría. Estuve complicado con ella. Durante 14 años las actividades de la parroquia y la cooperativa me llevaron a vivir en contacto bastante profundo con esa clase popular. Viví el desarrollo del Manzanillo, de calles de arena, solo la ruta de bus asfaltada, el asfalto de todas las calles de los pozos sépticos a las cloacas. De Fe y Alegría primaria al bachillerato completo. Hice amistades muy profundas que perduran (Angelina).

 Cuando llevaba unos 12 años, tuvimos una reunión de parroquias Jesuitas en los Teques cada parroquia concretó un compromiso de mejoramiento de la vida parroquial. Durante dos años y medio los interesados nos fuimos reuniendo, concretamos el proyecto que se realizó en Bella Vista.

A final de septiembre de 1977 llegamos a B.V y a mitad de noviembre nos entregaron la parroquia. Cumplimos la restricción de lo cultural, una misa el domingo y dos entre semana. Se atendía a todos los servicios con un criterio, hacerlo bien pero no intentar a partir de ellos un esfuerzo evangelizador, ni de formar comunidad.

Por la oportunidad de una ley sobre asociaciones de Vecinos (A.V.) a petición de un grupo de izquierda moderada, pedían una AV de echo promovimos la creación de dos que llegaron a tener un grado de notable organización y de participación de la gente. Llamaba la atención en la ciudad.

Luego cuando se alcanzaron ciertas mejoras de vida se perdió el estimulo por la lucha. Vino también la caída del Socialismo y la debilitación de los grupos de izquierda. Las A.V se debilitaron y desaparecieron. Junto con las A.V creamos un grupo de mujeres pensando en su promoción y también un Grupo Central de jóvenes, un Comité de Solidaridad con los trabajadores, todos muy vinculados a las A.V. Llegó el momento en que gran parte de los comprometido en estos grupos eran cristianos conscientes, decidimos compartir y desarrollar en común nuestra convivencia cristiana. Llegamos a formar 12 Cebs. Hoy quedan 5 vivas y 3 medio vivas.

A pesar de nuestras debilidades y limitaciones en los grupos de jóvenes, el de niños, de catequistas Cebs y otros que hoy formamos una buena Comunidad parroquial muy unida.

Actualmente la preocupación más fuerte para mi es ese casi 70% de pobreza en nuestro 12 barrios ¿QUÉ HACEMOS LOS DE LA COMUNIDAD PARROQUIAL? ¿Esos pobres sentirán que la iglesia se preocupa por ellos?

Finalmente quiero señalar que llevo 14 años en Manzanillo y 20 en Bella Vista viviendo muy metido en la vida del pueblo. He vivido muy feliz. Siento que mi vida he tenido y sigue teniendo pleno sentido. Me siento realizado como ser humano.

 Jose Manuel Barandiaran sj 1997